Los suplementos nutricionales no previenen la depresión: los resultados del proyecto MoodFood, publicados en la revista JAMA

La UIB ha liderado el mayor ensayo clínico acerca de los efectos de diferentes estrategias nutricionales en la prevención del Trastorno Depresivo Mayor 

La toma diaria de suplementos nutricionales no previene la depresión. Este es el hallazgo central del ensayo clínico de prevención MoodFood, el mayor ensayo clínico aleatorizado que se ha realizado hasta la fecha en todo el mundo acerca de los efectos de diferentes estrategias nutricionales en la prevención del Trastorno Depresivo Mayor (TDM). Los resultados se acaban de publicar en la revista JAMA: The Journal of the American Medical Association, una de las tres más prestigiosas y de mayor impacto en el campo de las ciencias de la salud, junto con New England Journal of Medicine y The Lancet.

El ensayo ha sido liderado desde la Universitat de les Illes Balears y forma parte de un proyecto realizado por un Consorcio europeo de 13 grupos de investigación de 8 países diferentes. Miquel Roca, Margalida Gili, Miquel Tortella, Mauro García Toro, M. Ángeles Pérez-Ara, Adoración Castro y Jordi Llabrés (psiquiatras y psicólogos) son los investigadores que forman parte del Consorcio por parte de la UIB.

En el estudio participaron más de mil voluntarios con sobrepeso u obesidad a los que les fue detectado un riesgo de padecer una depresión, pero que no la estuviesen padeciendo en el momento de ser incluidos en el estudio. Los participantes pertenecían a cuatro países europeos: Países Bajos, Reino Unido, Alemania y España. Los participantes fueron asignados de forma aleatoria a la toma de suplementos nutricionales que contenían ácido fólico, vitamina D, zinc, selenio, calcio, Omega 3 o bien a la toma de píldoras de placebo. La mitad de los participantes además también recibió una intervención conductual de estilo de vida destinada a cambiar los comportamientos y patrones alimentarios.

“La ingesta diaria de suplementos nutricionales durante un año no impide de manera efectiva la aparición de un episodio depresivo mayor en esta muestra. Los complementos nutricionales no fueron mejores que el placebo. Las sesiones terapéuticas dirigidas a realizar cambios hacia una conducta alimentaria saludable tampoco impidieron la aparición de un episodio depresivo”, han indicado los autores del estudio.

La depresión es un trastorno común

Más de cuarenta millones de europeos experimentan un trastorno depresivo mayor (TDM). Uno de cada diez hombres y una de cada cinco mujeres sufren depresión clínica al menos una vez a lo largo de su vida. La depresión es uno de los trastornos más prevalentes e incapacitantes en la Unión Europea.

Dada la creciente prevalencia de la depresión, cada vez más personas buscan activamente maneras para disminuir su riesgo mediante la modificación del estilo de vida, pero a menudo se ven abrumadas debido a información confusa y contradictoria. Para ayudar a la población europea, el proyecto MoodFood ha desarrollado estrategias nutricionales basadas en la evidencia para ayudar a prevenir la depresión.

La prevención de la depresión a través de una dieta saludable

El ensayo de prevención ha sido una parte crucial del proyecto MoodFood de cinco años, que investigó la relación entre la nutrición y la depresión. MoodFood fue financiado por la Comisión Europea y coordinado por la Universidad Libre de Amsterdam. Aunque la terapia conductual para fomentar un comportamiento alimentario saludable y mejorar la dieta no fue eficaz para prevenir la depresión en general, los resultados obtenidos sí indican que fue capaz de prevenir episodios depresivos en aquellos participantes que asistieron a un número determinado de sesiones. Los resultados sugieren que la terapia conductual que fomenta patrones alimentarios saludables sólo funciona si los participantes asisten a un número determinado de sesiones para mejorar su dieta y comportamiento alimentario.

 “Varios estudios dentro y fuera del proyecto MoodFood de cinco años evidencian que seguir un patrón de dieta saludable es importante para los ciudadanos europeos, no solo para la salud física, sino que también puede ayudar a prevenir los síntomas depresivos” señalan los investigadores. Basándose en una gran cantidad de estudios y un cuidadoso análisis de todos los trabajos publicados hasta ahora, los investigadores de MoodFood han llegado a tres conclusiones importantes al final de su proyecto. Primero, un patrón de dieta saludable, tipificado por una dieta de estilo mediterráneo rica en fruta, verdura, harinas no refinadas, pescado, legumbres y aceite de oliva, bajo en carnes rojas y productos lácteos, puede reducir el riesgo de presentar síntomas depresivos. En segundo lugar, en personas con obesidad, la pérdida de peso puede llevar a una reducción de los síntomas depresivos. Tercero, la evidencia actual no apoya el uso de suplementos nutricionales para prevenir la depresión.

Herramientas prácticas

Estos recientes resultados tienen importantes implicaciones para todos los ciudadanos europeos. El equipo del MoodFood ha trasladado estos hallazgos a diferentes manuales dirigidos a la población general, profesionales sanitarios (médicos de atención primaria, nutricionistas y psicólogos), investigadores y responsables políticos. Los ciudadanos y los profesionales de la salud pueden acceder a esta información, conjuntamente con los resultados obtenidos por el proyecto MoodFood y las conclusiones derivadas en la página web del proyecto: www.moodfood-vu.eu. En concreto, estos materiales serán distribuidos en nuestra comunidad autónoma en los hospitales y centros de salud con información para la población general y para cada uno de los colectivos profesionales implicados.

El grupo de investigación en Trastornos Mentales de Alta Prevalencia (TRAMAP) de la UIB organizará en los próximos días una reunión con todos los participantes voluntarios del proyecto para detallarles los resultados obtenidos y agradecerles su colaboración. 

Noticias relacionadas

Fecha de publicación: 18/03/2019