Escuchar

Bibliotecario: una profesión de prestigio en la Mallorca del siglo XVIII

Un estudio de María Ángeles Longás Lacasa investiga a los bibliotecarios de la Universidad de Mallorca entre 1770 y 1808

 

Con la expulsión de los jesuitas, el año 1767, la Universidad de Mallorca consiguió que el año 1770 le fuesen cedidas las bibliotecas que la Compañía de Jesús había formado en sus colegios de Monti-sion y de Sant Martí, en Palma, y de Sant Ignasi, en Pollensa. Ahora, la doctora Maria Ángeles Longás Lacasa, del Servicio de Biblioteca y Documentación de la Universidad de las Islas Baleares, ha investigado quienes eran los bibliotecarios que estuvieron al cargo de esta biblioteca universitaria pública, desde su creación y hasta 1808. 

El trabajo, que se ha publicado recientemente en la Revista General de Información y Documentación, ha partido de la consulta de documentación conservada en el Arxivo del Reino de Mallorca, el Archivo Histórico de la UIB y la Biblioteca Pública Can Sales, en Palma, y en el Archivo Histórico Nacional y el Archivo de la Real Academia de la Historia, en Madrid.

Fruto de su trabajo, la investigadora concluye que las personas que solicitaron ocupar el cargo de bibliotecario de la Universidad de Mallorca procedían de capas sociales reconocidas y consideradas, y que la profesión de bibliotecario gozaba de prestigio y reputación social en la Mallorca de la segunda mitad del siglo XVIII. A pesar de esto, varias circunstancias hicieron que este cargo recayera en este período en un licenciado en Derecho sin vocación y en un librero con vocación, pero con escasa formación.

Referencia bibliográfica

Noticia relacionada

 

Fecha de publicación: 16/12/2016