Escuchar

La UIB prepara un plan de presencialidad adaptada para el curso 2020-2021

La Universidad de las Islas Baleares ha elaborado una planificación docente presencial adaptada para las asignaturas del primer semestre del curso 2020-21, en la que prioriza la presencialidad, siempre adoptando medidas de distancia social, higiene y prevención, y de limitación del número de asistentes, que deberá ser flexible y modificable, según la evolución de la pandemia y de los criterios y obligaciones marcados por las autoridades sanitarias.

Todas estas medidas se recogerán en un plan de presencialidad adaptada y un plan de contingencia, que aprovecharán la experiencia adquirida este curso 2019-20.

Clases presenciales y adaptadas

Respecto a las clases, la UIB priorizará la programación presencial de los grupos medianos y pequeños, reduciendo la capacidad máxima del aula. En cuanto a los grandes grupos, las sesiones se podrán impartir presenciales; online sin la presencia física de los estudiantes u online con la presencia física de una parte de ellos en el aula. En este caso, se tendrán que hacer turnos entre los alumnos que estén físicamente en el aula y los que asistan a la clase online. En general, se prevé priorizar la programación de más clases presenciales en los cursos primero y segundo de grado.

Actualmente, en las instalaciones del campus hay 144 aulas para docencia teórica, en las que se imparten las casi 1.000 asignaturas previstas para el primer semestre.

También las asignaturas de prácticas de laboratorio y clínicas, y las que se desarrollen en aulas de informática, aulas de música, aulas de plástica o espacios para educación física se programarán de forma presencial y, cuando sea necesario, se utilizarán equipos de protección, mamparas o medidas de protección adicionales.

Respecto a los exámenes, en el primer semestre se programarán, en general, para que se hagan de forma presencial. No obstante, los profesores podrán optar para hacer exámenes online. El curso 2019-20, un 95 por ciento de los exámenes del segundo semestre se han programado online. Entre el 8 y 29 de junio se han hecho pruebas de 663 asignaturas de grado, lo que es una media de 45 asignaturas diarias, con un pico de 837 alumnos conectados al mismo tiempo el día 19 de junio a las 16:45 horas. La media de alumnos examinados con este sistema fue de más de 1.000 cada día.

Ordenadores y cámaras en todas las aulas

El sistema informático de la UIB ha funcionado perfectamente durante el periodo de docencia no presencial del segundo semestre del curso 2019-20. Aunque, el CTI hará un estudio de necesidades para aumentar los recursos del sistema informático en el caso que sea necesario incrementar la docencia no presencial a causa de las medidas sanitarias vigentes.

Los resultados de la adaptación de los alumnos y de los profesores de la Universidad de las Islas Baleares a la situación originada por la pandemia de la COVID-19 se reflejan en los datos de conexiones diaria a Aula digital. En cifras globales, el 95 por ciento de los profesores y el 85 por ciento de los alumnos han seguido las clases en la nueva situación.

De cara al nuevo curso y con el objetivo de adaptar las aulas a una metodología que combine la presencia física del profesor en el aula con las videoconferencias, la UIB ha puesto en marcha un protocolo de adecuación que consiste en dotar las aulas de ordenadores y de una cámara para poder transmitir la clase online, y de una tableta gráfica o una cámara para documentos, que puedan ser usadas como una pizarra y permiten compartir los documentos con toda la clase, etc.

Apoyo a los estudiantes y préstamo de material

Conscientes que estas medidas pueden significar la aparición de una brecha tecnológica y para garantizar el seguimiento del curso, la UIB habilitará un servicio de préstamo de ordenadores portátiles, cámaras y tarjetas de datos con conexión gratuita para los estudiantes que, debido a sus circunstancias económicas, estén limitados tecnológicamente.

El curso 2019-20 ya se han hecho campañas de préstamo de material informático a los estudiantes. Con fondos propios, la UIB lo hizo durante los meses de marzo, abril y mayo, con la cesión en préstamo de 11 ordenadores portátiles (2, en Menorca) y 22 módems, USB o tarjetas SIM con datos de internet gratuitos. Los meses de junio y julio, coincidiendo con los exámenes, el préstamo se llevó a cabo gracias al Fondo Supera COVID-19, una iniciativa de la CRUE Universidades Españolas, el CSICy el Banco Santander. Se dejaron 40 ordenadores portátiles y 31 tarjetas SIM con datos de internet gratuitos.

Por otro lado, el paso de la actividad docente presencial a no presencial puede comportar algún problema añadido para los alumnos con necesidades educativas específicas de apoyo. Por este motivo, la Oficina Universitaria de Apoyo a Personas con Necesidades Especiales, para asegurar el derecho fundamental de igualdad efectiva de oportunidades, determinará las medidas que hay que adoptar para minimizar los efectos derivados de la docencia y evaluación a distancia.

Población de riesgo

El Servicio de Prevención de la UIB ha hecho una evaluación de riesgos de agentes biológicos SARS-CoV-2, de acuerdo con los criterios actualizados el día 8 de junio de 2020, a todos los profesores de la UIB. En cuanto a los estudiantes, aquellos que sean población de riesgo por la COVID-19 podrán presentar una instancia, adjuntando toda la información médica adecuada, para que se les pueda aplicar un itinerario de evaluación diferenciado.

Campaña de promoción de la salud

También, la Universidad tiene previsto facilitar la formación y educación en las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud que fomente la concienciación y adopción de las medidas de prevención y control de la enfermedad entre la comunidad universitaria, tanto en los centros de la UIB como en las casas y en el entorno social, para contribuir a la prevención y reducción de la trasmisión de la COVID-19.

La planificación docente de las asignaturas del segundo semestre se ha hecho teniendo en cuenta una presencialidad total. En función de la situación sanitaria, la planificación docente presencial adaptada se podría extender al segundo semestre.

No obstante, la UIB trabaja en un plan de contingencia con diversas posibilidades que puedan obligar a cerrar totalmente o parcialmente el campus. La etapa de confinamiento ha demostrado que la comunidad universitaria es capaz de adaptarse y garantizar el proceso de enseñanza y aprendizaje con las herramientas y estrategias de la educación a distancia. El plan preverá también la posibilidad de cerrar algún edificio o el confinamiento de la población por territorios.

Fecha de publicación: 22/07/2020