Escuchar

Javier Torres del Moral: Un economista hecho en la UIB que entrena al equipo olímpico nacional de vela de Brasil

Tiene 33 años y nació en la Coruña. Fue alumno de la Facultad de Economía de la UIB hasta el año 2008. Todo aquello le gustaba, pero su vocación real era y es el mar. Y de la pasión nació una manera de vivir que le ha llevado a ser el entrenador del equipo nacional olímpico de vela de Brasil. Por eso reside en Río de Janeiro, aunque tiene un pie en la Península, concretamente en Valladolid, donde vive su novia. El resto de la familia, en Mallorca. De hecho, su padre es el doctor Torres Lana, profesor emérito de la Facultad de Derecho, a quien reconoce el mérito de convencerlo de no dejar los estudios superiores a pesar del fuerte empuje de la vocación marina como eje de su vida. Nos concede una entrevista en red para la imposibilidad de encontrarnos en medio de la línea discontinua de su realidad.

— Cursaste Economía en la UIB...

Fui alumno de la Facultad de Economía y Empresa de la UIB desde 2000 a 2008. Compatibilizaba los estudios y mi afición por la navegación. Y por eso la cosa se alargó..., ¡aunque tengo que decir que la carrera me gustó mucho!

— Un exalumno de la UIB que entrena a un equipo de vela olímpico en Brasil... ¿Te lo habías imaginado cuando eras estudiante?

Sinceramente, ¡no me lo había planteado nunca! Ni siquiera me veía como entrenador. Y no creo que haya muchos entrenadores olímpicos de la UIB por Brasil...

— Me imagino que la vela era una afición, ahora convertida en una manera de vivir y en profesión. Nunca sabes por donde te saldrá la vida, ¿no es verdad?

La vela siempre ha sido parte importante de mi vida, más allá de lo que sería una simple afición. Pero es verdad que nunca me lo había planteado como una manera de vivir... Realmente, como tu dices, no sabes nunca por donde te saldrá la vida. La verdad es que estoy muy contento por cómo me va. ¡No soy carne de oficina!

— ¿Nos puedes explicar tu día a día? Supongo que es complicado...

¡Pues voy a toda pastilla! Vivo en Río de Janeiro, aunque este año solo he estado cuatro semanas. El resto del tiempo lo he pasado viajando. He estado en Miami, Nueva Zelanda, Francia, Portugal, Inglaterra, Canadá y también en Palma, afortunadamente, donde hemos estado entrenando para el Trofeo Princesa Sofía. Ahora estamos en Río preparando un posible viaje a Nueva Zelanda para este mes de septiembre. Después, tal vez iremos a Abu Dhabi...

Todo esto en el plano profesional. En cuanto a la parte personal, cuando tengo un poco de tiempo aprovecho para ir a visitar a mi novia en Valladolid. Solemos ir a Santander a hacer surf de cometa (kitesurf) o hacemos algún viaje juntos. Este año, por ejemplo, hemos ido a la República Dominicana, también a hacer surf de cometa. ¡O sea, que cuando no trabajo también estoy o dentro del agua o de viaje!

— Estudiaste en la UIB, una Universidad pequeña en la ciudad en la que vivías y donde trabaja tu padre... ¿Qué recuerdos tienes de aquella época?

¡Guardo recuerdos muy buenos! La verdad es que fue una muy buena época. Combinaba navegar y estudiar, de manera que siempre estaba ocupado. Me gustaba el ambiente de la UIB. Los últimos años, en los que me tomé la carrera más seriamente, vine más y tengo muy buenos amigos. Pasaba muchas horas en el campus y tenía muy buena relación con mis profesores.

— ¿Crees que aprendiste lo que tenías que aprender? ¿La formación superior ayuda, aunque te dediques a una profesión que no tiene nada que ver con tu elección formativa?

¡Aprendí! Sin ningún tipo de duda la formación superior aporta un valor añadido y te muebla la cabeza. Esto se lo debo a mi padre, que me orientó y ayudó a terminar la carrera entre competiciones. ¡Y fue un acierto! Creo sinceramente que el hecho de tener la carrera de economista me ha ayudado a estructurar la manera de trabajar en mi día a día. Gran parte del trabajo que realizo tiene que ver con la planificación, gestión de recursos y análisis de variables para optimizar los resultados.

¿Recomendarías la UIB a un estudiante de fuera de la isla? ¿Por qué?

¡Sin ninguna duda! Al menos la Facultad de Economía, que es lo que más conozco, está llena de buenos docentes, ¡y el ambiente del campus es excelente!

¡Además, en Mallorca se vive muy, muy bien!

— ¿Algún consejo a la institución? ¿Y a los alumnos en general?

A la institución, que siga así y que no se deje llevar por ningún ideal político. Las universidades deben ser apolíticas... A los estudiantes, ¡que disfruten de su tiempo!

— ¿Qué esperas del futuro? ¿Qué tienes en mente? ¿Cuál es tu predicción?

De momento estoy centrado en el presente y a corto plazo. Una vez que hayan pasado los juegos olímpicos, ya pensaré que tengo que hacer. Pero seguramente seguiré trabajando para mi.

Fecha de publicación: 03/09/2015