Escuchar

«Todo lo que hago es geografía»

Maria del Mar Socias, directora del DOIP

Quedamos para hablar un rato y sacar el jugo al Foro de la Ocupación, que el miércoles que viene estrena la novena edición. Maria del Mar Socias es el alma del Foro. Al fin y al cabo es así. Y no lo dice ella... Sonríe ante la incertidumbre de una conversación de la que no sabe qué saldrá. Pero confía. ¡Y eso es mucho! Aun así, piensa mucho en lo que dice mientras te mira a los ojos. Sin dejar ningún detalle en el aire. Le pregunto que se presente y lo hace primero con la edad, 42 años, y después añade que tiene dos hijas y está casada. Es de Palma, con una brote de Artà y otro de sa Pobla. Cursó Geografía en la UIB y desde entonces siente los colores de la casa que ahora es hogar de trabajo. Le gusta. Se nota cuando habla de su trabajo. Se nota por cómo se organiza y organiza. Sabe trabajar en equipo. Es emprendedora y apasionada. Dice que en el trabajo y en la vida asimismo hace geografía humana y urbana.

En la UIB esta desde el año 1998. Una vez cerrada la carrera, con ERASMUS en Utrecht incluido, pasó por el FODESMA (Consell de Mallorca). Pero un currículum que había dejado en la FUEIB la hizo volver hacia aquí para trabajar en la creación del Departamento de Orientación e Inserción Profesional (DOIP), que antes era una bolsa de trabajo.

Trabajo en la Administración pero también espíritu emprendedor. Pasas el día a día en el DOIP, además de ser socia de una empresa, Ametlla+, y colaboradora en una inmobiliaria, Monapart... ¿Cómo lo combinas, todo esto?

Cuando la gente me comenta «has hecho Geografía y no te dedicas a ello», yo les digo que todo lo que hago es geografía. Ya hace cuatro años que creamos Ametlla+ y al principio sí que fue intenso. Era empezar de cero. El aprendizaje fue intensivo e importante. Hoy soy socia, y hacemos diversas reuniones anuales, pero yo ya no me dedico a ello con la intensidad del principio. El trabajo de Ametlla+ también es mucho de trabajo de campo, del espacio, de territorio, de los árboles... Por otra parte, en el DOIP hacemos orientación, que si los geógrafos no sabemos orientar, mal vamos... Y aun hay colaboración con Monapart, que al fin y al cabo es geografía urbana. ¡Lo que me gusta! Desde que buscaba casa para vivir, no he dejado de mirar carteles, entrar a ver casas, espacios de gente..., y, por lo tanto, para mi esto también es geografía. Mi marido vive en Barcelona y buscábamos piso para alquilar allí, y un día fui a parar a Monapart, un web de una inmobiliaria con una nueva manera de vender casas. Una página bien hecha, con gusto, de casas bonitas, y muy bien presentadas. Yo les seguía en las redes sociales... Y un día Monapart montaba una franquicia en Palma. Me ofrecí a colaborar. Y ahora, tras un tiempo, resulta que soy brand ambassador, que son personas con una red de amistades grande, activas a las redes, con sensibilidad hacia las casas..., yo les aporto viviendas y hago como de embajadora.

Hablemos del DOIP: cuando alguien viene a buscar trabajo, ¿qué ves?; ¿puedes intuir si encontrará enseguida...?

Cuando es que sí, la persona despunta. Es así. Pero a veces resulta que no se ve a primera vista, por la forma de ser más tímida y más discreta. Yo diría que más que ver las personas que sí encuentra trabajo, se nota mucho las que no encontrarán..., normalmente son personas que cuando vienen no saben ni dónde van, o no te miran a los ojos cuando hablan, son personas muy negativas... Cuando nosotros orientamos a los universitarios siempre les decimos que hay dos caminos: o nos quejamos eternamente y entramos en dicha dinámica, o empezamos a preguntarnos qué podemos hacer para cambiar lo que no nos gusta.

¿Y la empresa, qué valora del trabajador?

El expediente y la titulación son un punto de partida, pero después hay una serie de competencias transversales... Tenemos que pensar que las empresas reciben centenares de currículums, y todos se parecen. Normalmente buscan a alguien con formación que, además, se adaptará al equipo, una persona en quien podrás delegar, que será responsable, que se llevará bien con la gente, que sabrá afrontar y solucionar problemas, que sabrá resolver conflictos de cualquier tipo..., y claro, una parte de todo esto lo tienes o no lo tienes, pero hay otra parte que se puede entrenar. Nosotros intentamos que la gente tome conciencia de la importancia que tienen estas cosas. Con las nuevas tecnologías, uno de los valores que hemos perdido es que ya no hablamos tanto con los empresarios, pero yo recuerdo que de manera coloquial e informal la frase era «Necesito a alguien espabilado».

Redes sociales para encontrar trabajo. ¿Lo facilita o lo complica...?

Yo creo que un uso adecuado, una buena gestión de las redes sociales, puede aumentar las posibilidades de encontrar trabajo. Hay gente que tiene perfil en LinkedIn y, sin interesarse por una oferta, es el empresario quien ve el perfil y contacta con aquella persona. LinkedIn es «la red» para encontrar trabajo. Las otras son complementarias. Un empresario, cuando cita a alguien para entrevistarle, antes o después, habrá entrado en Google, y habrá visitado sus perfiles en las redes, y encontrará mucha información complementaria al currículum y la formación. Sabrá los gustos de la persona, con quién y cómo se mueve..., es por ello que es muy importante hacer un buen uso de las redes sociales.

¿Crees que es justo el mercado laboral? ¿Los mejores son los que más pronto se colocan?

Creo que despuntan los más espabilados. Y no, no siempre es justo. La bondad debería estar al orden del día de los fichajes.

Escribí un artículo que se titulaba: «Bon al·lot i feiner» [«Buen chico y trabajador», N. del T.]. Creo que es como debería ser..., pero hay muchos condicionantes. Vivimos en una isla. Todo el mundo se conoce. En según qué círculos todo está controlado, y también hay mucha empresa familiar con nuevas generaciones mucho más formadas. Todo ello configura y condiciona el acceso al mercado laboral.

¿La semana que viene inauguramos el 9º Foro de la Ocupación. Qué respuesta tenéis a largo plazo? ¿Cuál es la sensación de empresas y usuarios?

Las empresas están contentas, porque repiten año tras año. Es el día en el que la UIB se vuelca con la inserción profesional, y los universitarios aprovechan la oportunidad que les brindamos.

¿Qué buscan aquí?

Buscan nuestro talento, porque lo que les gusta del Foro es que sea presencial. Venir al campus y conocer a la gente en persona, pero también valoran mucho la posibilidad de ser vistos, que la gente les pueda ver en vivo.

Las empresas tienen la UIB como un referente, y estar en la UIB es un motivo de orgullo para muchas empresas. La UIB este día se vuelca para promover la ocupación de sus universitarios. Y el resultado es un goteo, un retorno lento que vamos recibiendo, ya sea de las empresas o de las personas que a veces te dicen que han encontrado trabajo después de dejar el currículum en el Foro.

¿Cualquier persona puede venir al Foro? ¿Cualquier perfil?

Yo recomendaría a la gente que aprovechen la ocasión para acercarse, porque estarán los directores de recursos humanos de las empresas y tendrán la oportunidad de acercarse y darse a conocer. Tendrán la oportunidad de, cuando lleguen a su casa, decir que aquel director de recursos humanos puede pensar: «Hoy he conocido a una persona que me ha encantado». De todas maneras, pienso que está bien esperar que haya una oferta para presentarnos, pero si queremos tener más éxito a la hora de encontrar trabajo, debemos conocer la empresa, debemos detectar carencias que pueda tener, vacíos, pensar en aspectos que podamos aportar y dar valor añadido..., y si tenemos una propuesta, conseguiremos que la empresa nos vea.

¿Cómo sientes la UIB?

¡Yo siento los colores de la UIB! Como siento los colores del Barça.

Pienso que podemos ir con la cara bien alta por el hecho de trabajar aquí o por el hecho de ser estudiantes o exestudiantes de la UIB. Una cosa que me gusta de nuestra universidad es pensar que, siendo estudiante de la UIB, puedes irte fuera y volver, y conocer otros países y volver. Recuerdo que cuando me fui a fuera, no había nadie que se quisiese ir. Afortunadamente esto ha cambiado. Y ahora hay un montón de propuestas de intercambio. Creo que todo esto es currículum. Al final estudiar aquí o en otra parte será exitoso en la medida que tu lo propongas y lo aproveches.

¿Y qué crees que se puede mejorar?

Hay mil cosas a mejorar, como por todo...

Sí que pienso que estaría muy bien que el nuestro fuese un campus más participativo. Hay universidades que hacen participar más a los estudiantes, les proponen incluso una especie de contratos por obra, remunerados, que crean más vínculo entre ellos y la institución. Hacen cosas como cuidar jardines o zonas dedicadas a ellos... Pienso que es una idea que se podría explotar.

¿Una pregunta un poco absurda: te gustaría ser Rectora?

De entrada, me gustaría poder votar al Rector o la Rectora. ¡Me gustaría ser más parte de la comunidad universitaria! Poder votar. Y a la FUEIB estamos un poco desubicados en este sentido. Nos sentimos UIB, pero hay cosas que no podemos hacer como tales, y esto crea un desfase... Trabajamos por y para la UIB...

Un momento, una persona, sentimientos...

Recuerdo mucho las clases de Albert Saoner. Sus clases las tengo muy presentes. Y también las de Climent Picornell. Recuerdo ir a su despacho y no encontrarlo porque estaba detrás de montañas de libros.

 

La conversación ha acabado. Solo falta la foto. Se niega a salir sola, porque el DOIP es un equipo.

Noticias relacionadas

Fecha de publicación: 12/02/2015