«Ahora somos una de las universidades más pioneras en infraestructuras de comunicaciones de todo el Estado»

Maribel Barceló y Xavier Pons, del CTI

Maribel Barceló es la directora y Xavier Pons es el jefe de infraestructuras del Centro de Tecnologías de la Información de la UIB. Ambos son exalumnos de casa. Ella cursó Ingeniería Informática y él es licenciado en Informática. Últimamente les tienen ocupados y preocupados dos grandes cambios que supondrán un gran avance tecnológico en la UIB: la WI-Fi en el 100 por 100 del campus, las sedes, el IMEDE y Sa Riera, y la instalación de nuevo cableado estructurado en cinco edificios del campus. No será fácil, y ellos lo explican, pero las molestias a lo largo de unos meses supondrán una mejora que puede durar hasta 25 años y nos convertirá en una de las universidades tecnológicamente más pioneras de todo el Estado.

— Vayamos por partes: Wi-Fi en toda la UIB con una mejora considerable de las conexiones... ¿Nos lo contáis?
 
Se trataba de contratar un nuevo suministro para la mejora de la Wi-Fi de la red de comunicaciones de datos de R+D+I de la UIB. En la UIB tenemos red inalámbrica desde principios del año 2007. Pero las cosas han cambiado, y el número de dispositivos móviles que se conectan a la Wi-Fi de la UIB ha aumentado considerablemente. Con la red Wi-Fi que teníamos, la cobertura no era completa, ni las capacidades técnicas, ni el número de puntos de acceso (AP)... Necesitábamos una renovación importante.
En 2014 se licitó el concurso de renovación de la Wi-Fi de la UIB y a finales del pasado mes de abril acabó el proyecto. Lo que hemos conseguido es tener una cobertura del cien por cien en todo el campus, con una ampliación de cobertura de las zonas de los alrededores del campus, parkings... También cobertura del cien por cien en las sedes universitarias de Menorca y de Eivissa y Formentera, el IMEDEA, Sa Riera...
Tenemos que tener en cuenta que hemos pasado de 225 a 510 AP, cosa que permitirá que más dispositivos se puedan conectar de manera simultánea a la Wi-Fi, y con una considerable mejora en la velocidad de acceso. En cifras esto supone que actualmente hemos pasado de una media de 2.600 a 4.400 dispositivos (móviles, tablets, portátiles...) que se conectan de manera simultánea a nuestra red inalámbrica.
 
La nueva Wi-Fi es una red pionera en el ámbito universitario, porque implementa y soporta el último estándar de mercado, 802.11ac, que permite el incremento de la velocidad en un factor de 3 o 4, hasta los 1,4 gigabits.
 
Más datos: cada día se llegan a conectar en la UIB unos 10.000 dispositivos diferentes. A lo largo de una semana llegamos a 16.000 dispositivos en toda la UIB. La administración y la gestión de todos estos accesos es una de las tareas que lleva a cabo el CTI.
 
— Supongo que ya era una necesidad, ¿no es así?
 
¡Claramente! Era una infraestructura necesaria, porque la que teníamos daba problemas. La Wi-Fi que tenemos desde ahora es totalmente suficiente y nos tiene que permitir el crecimiento, que en este ámbito es claramente exponencial. Hoy en día ya tenemos dos o tres dispositivos por persona. La gente tiene móvil, tablet y portátil. Con la nueva tecnología en la UIB se resuelve también un tema de densidad de dispositivos. Porque una cosa es la cobertura, y otra es que cuando llegábamos a 20 dispositivos, el sistema se colapsaba. Teníamos problemas de conexión continuamente. Y ahora estamos preparados para soportar hasta 120 dispositivos, o más, por AP, de manera simultánea.
 
— ¡Se ha hecho un cambio tecnológico importante y, en cuanto a molestias, los usuarios ni nos hemos dado cuenta!
 
En cuanto a la configuración, no se ha notado el cambio. Pero dentro de cierto tiempo tendremos que cambiar el identificador de conexión (SSID). Ahora la mayoría de gente se conecta mediante la red uib1x o eduroam. Desaparecerá el primer identificador y nos tendremos que conectar a la red únicamente a través de eduroam. Será un cambio que se notará, porque todos los usuarios tendrán que hacer una pequeña operación en sus dispositivos móviles para acceder a la Wi-Fi. Antes de empezar el curso todo el mundo tendrá que hacer un cambio de configuración en todos los dispositivos móviles.
 
— ¿Ahora, pues, podemos decir que somos una Universidad punteras?
 
Seguro que ahora somos una de las universidades más punteras en infraestructuras de comunicaciones inalámbricas de todo el Estado. Fuimos de las primeras en implementar el estándar 802.11ac durante el año 2014, aunque hay otras universidades que están incorporando la misma tecnología.
 
— Hablemos del cambio de cableado en el campus. ¿De qué hablamos? ¿Se trata de un proyecto cofinanciado con fondo FEDER, no es así?
 
Tenemos que cambiar el cableado estructurado en cinco edificios del campus. Se trata del Anselm Turmeda, el Guillem Cifre de Colonya, el Guillem Colom Casasnovas, el Mateu Orfila i Rotger y el Ramon Llull. Son edificios donde se realiza investigación, y necesitan una renovación del cableado estructurado para poder seguir ofreciendo un buen servicio de conectividad de datos. Efectivamente, este es un proyecto cofinanciado con fondo FEDER de R+D+I del Ministerio de Economía y Competitividad.
 
— ¿Cuál es el presupuesto para el cambio de cableado? 
 
La renovación del cableado de estos cinco edificios supone 457.000 euros + IVA. El fondo FEDER lo cofinancia con la UIB al 50 por ciento. Era una oportunidad para hacer el cambio que no se podía desaprovechar.
 
El cableado estructurado es el cableado que permite conectar nuestros ordenadores de mesa a toda la red de la UIB. En los edificios más viejos, el tipo de cableado que tenemos es de los años ochenta o noventa. La tecnología ha evolucionado mucho, y no estábamos preparados para poder seguir ofreciendo un nivel mínimo de calidad, velocidad y fiabilidad. Al fin y al cabo, si no se hacía ahora, se tendría que hacer en un plazo muy corto de tiempo, porque el cableaaje que tenemos ya estaba al final de su vida útil.
 
Con el nuevo cableado dispondremos de una garantía del fabricante hasta 25 años.
 
— Y en este caso supone hacer obras que afectarán al día a día al campus. ¿Cómo se hará?

Claro que una obra de este envergadura afectará al día a día en el campus. Ha sido una de las preocupaciones principales a la hora de redactar el concurso público de licitación, conseguir que la empresa adjudicataria asuma una serie de condicionantes para afectar tan poco como sea posible al funcionamiento diario del campus.
 
Se ha priorizado que los trabajos más invasivos se lleven a cabo durante las tardes del mes de julio y durante todo el mes de agosto, aprovechando que la Universidad resta cerrada durante tres semanas.
 
El desarrollo de la obra se ha dividido en diferentes fases temporales que se irán comunicando desde ahora mismo a toda la comunidad universitaria, porque en función de cada una de estas fases habrá una serie de restricciones que condicionarán el día a día de la vida universitaria.
 
Ahora nos toca a todos hacer una buena campaña de difusión e información, para que se ocasionen cuanto menos inconvenientes mejor a la comunidad universitaria.
 
— Y se cambian todos los cables de estos cinco edificios. ¿Habéis hecho números?
 
Se llevará a cabo una sustitución de todo el cableado más antiguo, y se dejará en servicio el cableado y las tomas que se han ido poniendo en posteriores renovaciones o ampliaciones. En toda se tendrán que cambiar unas 3.600 tomas de datos y se requerirán unos 210 km de cable.
 
Desde el punto de vista tecnológico era un cambio necesario por la obsolescencia del cable, que está bien amortizado tras 25 años. De hecho, mucha gente tenía problemas  de acceso...
 
Serán unos meses complicados, pero los beneficios los tendremos todos los usuarios y por muchos años. Tendremos que hacer un esfuerzo colectivo, pero pensamos que valdrá la pena. !Si queremos ser una Universidad pionera, la tecnología es imprescindible!

Fecha de publicación: Wed Jun 17 13:25:00 CEST 2015